Por lo general, las personas que se van a realizar una depilación láser, piensan  ¿Cuánto cuesta?, pero pocos piensan ¿en qué fijarse al elegir una clínica de depilación?

Antes de someterse a un tratamiento de depilación permanente, es importante realizar al paciente  una  evaluación médica para identificar el tipo de vello que tiene, la sensibilidad y el color de su piel, hábitos de exposición al sol, los aspectos hormonales que pudieran reincidir en el crecimiento del vello y hasta conocer los fármacos que está tomando, pues algunos pueden provocar fotosensibilidad y reacciones alérgicas.

En la actualidad existen técnicas  prácticas y rápidas para la depilación permanente, la más conocida es la fotodepilación –con láser o luz pulsada intensa–, que además es menos dolorosa y da buenos resultados.

La depilación láser elimina el vello de raíz mediante descargas de luz láser. Este método no es recomendable para personas con piel muy oscura, vello claro o cano.

La depilación con luz pulsada intensa es similar, pero la luz que se emite es mixta y se desplaza en todas direcciones para eliminar el vello.

Dermatólogos  como la Dra. Ingrid López Gehrke, se actualizan constantemente para realizar depilaciones láser con el uso de los aparatos más modernos y seguros; que ofrecen  al paciente resultados óptimos.