El proceso de embarazo y lactancia está lleno de cambios para una mujer: aumento de peso, cambios de humor y por supuesto, de apariencia.

Mientras muchas mujeres pasan desapercibidas los cambios en su piel, para algunas otras su piel puede tener una apariencia más fresca.

Algunas pueden padecer de manchas como paño que, de no ser tratadas o consultadas con un especialista, pueden ser permanentes.

Sin embargo, el proceso no queda ahí. Al dar a luz una mujer sufre bastantes cambios hormonales que pueden cambiar si la lactancia materna se hace presente.

Beneficios para ambos

Existen múltiples beneficios probados para los pequeños y las madres que amamantan. La lactancia materna debe ser impulsada y apoyada siempre.

Las mujeres con enfermedades de la piel  deben ser aconsejadas durante el embarazo sobre la gestión de su enfermedad de la piel después del parto.

Se recomienda buscar el asesoramiento de un especialista en lactancia así como de un dermatólogo.

Ellos podrán guiarte adecuadamente acerca de los tratamientos relacionados tanto con la lactancia materna como con la piel..

Algunos problemas comunes de la piel durante la lactancia particularmente en el área del pezón, la areola y el pecho.

Puede haber una condición de la piel subyacente, como el eczema atópico o psoriasis que contribuye a estas afectaciones.

Una mala gestión de la lactancia materna también contribuye a dificultades en la piel, debido al agarre del bebé.

Junto con el tratamiento del trastorno de la piel las mujeres también son propensas a necesitar apoyo y asesoramiento con respecto a la lactancia materna.

No olvides…

Es importante recordarte que en casos en los que muchas padecen eczema o psoriasis y la condición de su pecho se ha visto afectada es necesaria la observación dermatológica.

También el evitar a toda costa la intervención de remedios naturales, ya que no están enfocados a solucionar solamente tu problema.

Recuerda que cada piel es diferente y cada reacción causada por las mismas acciones, como el dar pecho, deben ser revisadas minuciosamente.

Consultar a un dermatólogo es esencial si la condición de tu piel o pecho se ha visto afectada durante esta etapa de tu vida.

Lo más importante es disfrutar al máximo y sobretodo, tener una excelente salud para ti y tu bebé.

 

Confía siempre en DermaDF, despeja tus dudas y deja que nosotros te ayudemos

¡Síguenos en nuestras redes sociales y compártenos tu experiencia de piel luego de ser mamá!

¡Bienvenidos a DermaDF!